Cobro ilegal de Plusvalias

Por 15 enero, 2015PORTADA

Tras la aprobación de la ley 44/2006 que reforma la ley de consumidores la repercusión de la plusvalía correspondiente al Impuesto sobre incremento de valor de terrenos de naturaleza urbana, es considerada ilegal. Es decir, que las constructoras ya no pueden repercutir el pago de dicho impuesto municipal a los compradores de los pisos.

Esta práctica era muy habitual y a pesar de que tras la modificación de la mencionada ley se considera nula, sigue siendo común que las empresas del sector traten de cobrar dichas cantidades de los compradores.

Tal y como establece la Ley, dicha cláusula no puede incorporarse al contrato de compraventa de un inmueble al considerarse abusiva por la Ley 26/84 General para la defensa de consumidores y usuarios y al atentar contra lo dispuesto en tanto en la Ley General Tributaria (Art. 35.4 L.G.T.) como en la Ley de Haciendas Locales (Artículo 107 de L.H.L)

Algunas empresas tratan de engañar a sus clientes alegando que ya se han comprometido legalmente al firmar la escritura y tras la misma de compraventa ya no hay marcha atrás.

En primer lugar ello contradice frontalmente el mandato establecido en el artículo 35.4 de la Ley General Tributaria y en el artículo 107 .1.b) de la Ley reguladora de Haciendas Locales, según los cuales en las transmisiones onerosas de terrenos o inmuebles, el sujeto pasivo del impuesto es el vendedor. Por lo cual y dado el rango que en la jerarquía normativa ostentan ambas normas, la cláusula es ilegal.

Así lo ha establecido la Dirección General de Tributos del Ministerio de Economía y Hacienda, que en diversas consultas ha manifestado lo siguiente:

“De acuerdo con el artículo 107.1.b) de la Ley 39/1988, de 28 de diciembre, reguladora de las Haciendas Locales, es sujeto pasivo del Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, a título de contribuyente, en los supuestos de transmisión de terrenos a título oneroso, la persona física o jurídica o entidad a que se refiere el artículo 33 de la Ley General Tributaria, que transmita el terreno. […] En consecuencia, en el supuesto objeto de consulta, el sujeto pasivo del impuesto es la persona física o jurídica que transmitió el inmueble, de acuerdo con lo previsto en la Ley 39/1988. […] …cabe recordar que, de acuerdo con el artículo 36 de la Ley General Tributaria, la posición del sujeto pasivo no podrá ser alterada por actos o convenios de los particulares, no surtiendo efecto ante la Administración dichos actos o convenios…”
Del mismo modo queda fijado el criterio jurisprudencial en numerosas sentencias de los tribunales de nuestro país. Sirva como ejemplo la sentencia de la Audiencia Provincial de Caceres, (Sección 1) de fecha del 2 de febrero del 2009, la cual condena a la empresa inmobiliaria a la devolución de la Plusvalía más el pago de los intereses correspondientes desde la interposición de la demanda y al pago de las costas.

Así pues la inclusión en los contratos de adquisición de vivienda de una cláusula que impone al adquirente la obligación del pago de la plusvalía es un ejemplo prototípico de cláusula abusiva, que deviene nula por establecer contraprestaciones desequilibradas para las partes intervinientes en el contrato, al romper el justo equilibrio de las contraprestaciones, ya que hace recaer sobre el comprador una obligación que de manera exclusiva corresponde al vendedor.

Leave a Reply