La Sentencia del Juzgado de 1ª Instancia 7 de Gijón de 19 de julio de 2016 no sigue la opinion mantenida por el letrado del TJUE y declara nula una claúsula suelo de un contrato celebrado en 2005, entendiendo que lo que es nulo no produce efectos, siguiendo el aforismo latino quod nullum est nullum effectum producit” 330244200700000108162016330244200711

Leave a Reply